martes, 11 de mayo de 2010

8 de Mayo, 20 hs., Feria del Libro




A pesar de la errata con la que figuraba en la página oficial de la Feria modelo 2010 (Moroni en lugar de Morini) fui hacia allí feliz y contento por la invitación.
Con Ruben Meriggi dimos una charla práctica de cómo se hace una historieta. Yo iba relatando cuadro a cuadro algún guión improvisado de Crazy Jack, diciendo en medio algunas boludeces para que Ruben pudiera terminar cada etapa (boceto-plantado-entintado) ante la curiosa mirada de los espectadores. La sala, ¿mitad vacía o mitad llena? Eterno dilema de los depresivos. Tuvimos la maldita suerte de que Quique Alcatena estuviera firmando en el fondo. Pero se hizo a gusto y bien. Fue divertido charlar con chicos y grandes. Una morocha preciosa asentía gravemente ante mi discurso sobre las teorías narrativas, pero no vino a saludarme al final.
Tuvimos a Tu Sam Jr., amigo de la familia, en primera fila, y que alguna vez, antes de sus desafíos, nos mostró una máquina infernal en la que metías una historieta por un lado y a los diez minutos escupía una revista por el otro. Con ella tenía la idea de editar Crazy a pedido. Algo que, por alguna razón desconocida, no se dio.
Así fue discurriendo más de una hora donde se terminó por sortear los dibujos haciendo nosotros una trampa para que se los llevaran tres fans de diez años de preguntas aterradoramente inteligentes.
No me puedo quejar, hasta me obsequiaron un agua mineral. Pero lo lindo fue el encuentro: Meriggi, Massaroli, el mismo Alcatena, Pablo Muñoz. La única decepción fue llegar diez minutos después que se fuera un dibujante al que quería conocer.
La feria termina con cientos de miles de visitantes, o más. El sábado no se podía ni caminar. Curiosidad sabiendo que el promedio de lectura de los argentinos es de medio libro por año. De acuerdo, hay algunos que leen mucho.






2 comentarios:

  1. Lo felicito Manuel, por haberse decidido y por el contenido del blog. eguivit

    ResponderEliminar