martes, 5 de octubre de 2010

REEDICION CRAZY JACK 2009







“Pues bien, las profecías se cumplieron finalmente. La Humanidad ha terminado por destruirse a sí misma. Ya no existe lo que conocemos como Civilización. Los hombres sobreviven como pueden, algunos vagando en grupo, otros refugiados en ciudades fortalezas. Fuera de ellas, la Tierra es peligrosa.

Bandas armadas autodenominadas Ángeles, recorren los caminos montados en sus motocicletas, rifles en bandolera, hediendo a muerte. Desgraciado aquel que se cruce en su camino. Ellos lo quieren todo.

Los ricos han huido con sus negocios a mundos mejores. Marte se ha convertido en un paraíso para exquisitos. Una suerte de exclusivo resort del Sistema Solar.

Sobre la corroída faz de la Tierra ha quedado el resto, los pobres, los astutos que sacan tajada de la miseria, y los afortunados que saben luchar.

Entre ellos existe uno. Uno en especial. Lo llaman Crazy Jack por su mal carácter. Su pasado como militar es brillante. Ha ganado un par de Estrellas en las Guerras Negras de Plutón, aunque jamás se le ha oído hablar de ello.

Su esposa ha muerto tiempo atrás. Nada existe a su espalda por qué luchar. La Tierra se vuelve cada vez más tóxica, bruscamente inestable, peligrosa. Una selva de deshechos humanos, pandillas de Ángeles, androides sin control y otras monstruosidades.

Crazy Jack tiene una única meta. Llegar a Marte como sea, apartando de un feroz codazo a aquello que se le interponga. Solo que no resultará tan sencillo y el camino puede resultar demasiado largo. Véanlo, si no. Véanlo con sus propios ojos…”

Este es el prólogo al comic Crazy Jack, que Thalos Editorial editó en Noviembre de 2009, en dos volúmenes simultáneos y complementarios de exquisito blanco y negro. Sus autores, Ruben Meriggi y yo, estamos de parabienes. Después del Libro 1 de Colección Clásicos, tuvo que pasar una década para que Crazy Jack gozara de una reedición.

En este caso, se seleccionó una saga de 4 episodios donde el objetivo Marte se ve obstaculizado por la aparición de un fantasma. Es obvio que el gigante no se amedrenta ante medio litro de de ectoplasma, antes bien, lo desprecia. Sólo que no se trata de cualquier fantasma sino el del General Robinson, padre de Crazy Jack, quien ha muerto hace veinte años en Las Guerras Negras de Plutón, durante un cobarde y humillante acto, que ha impedido escribir su nombre sobre el Panteón de los héroes caídos en combate.

El fantasma del General busca su cuerpo y con él su redención al demostrar con esas evidencias que no fue un cobarde y luchó hasta el final. Pero ese cuerpo se encuentra hundido entre los tóxicos gases congelados del último planeta del Sistema Solar. El gigante individualista sufre un dilema moral. Detenerse en el paraíso de Marte o ir un poco mas lejos. ¿Qué tal el Infierno Helado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada